¿Por qué peregrinar a Fátima? ¿Qué pasó allí?

El 13 de mayo de 1917, tres pastorcitos (Lucía de Jesús de los Santos –en proceso de beatificación–, San Francisco Marto y Santa Jacinta Marto), fueron testigos de varias apariciones de la Virgen María en el lugar de la Cova de Iría, en Fátima (Portugal). En una de esas apariciones, les dijo que construyeran una capilla en aquel lugar.

La capilla fue construida en 1919 y, desde entonces, el espacio del Santuario se siguió edificando, como respuesta a la significativa afluencia de peregrinos. Junto a la “capelinha” original, el conjunto cuenta hoy con dos basílicas y numerosos lugares de culto y oración que son visitadas cada año por casi 4 millones de peregrinos. Peregrinar a Fátima es recorrer un camino de descendimiento, de conversión: se trata de hacernos pequeños, como niños (Mt 18,3), como los tres pastorcitos, para ser capaces de ver, desde la humildad y la sencillez, el gran misterio del amor de Dios que nos trae el mensaje de Fátima. Por que «el que se humilla será ensalzado» (Lc 18,14).

¿En qué consiste una peregrinación a Fátima?

El Santuario de Fátima es, eminentemente, un lugar dedicado a la oración. Nuestra Señora pidió insistentemente a los pastorcitos que rezasen el rosario todos los días, ofreciendo la oración por la paz en el mundo. La oración del rosario marca el ritmo orante del Santuario de Fátima. Las peregrinaciones incluyen la asistencia al rezo del Santo Rosario en la capelinha, la celebración diaria de la Santa Misa y la participación en la procesión de antorchas.

Los últimos papas y, sobre todo San Juan Pablo II, han sido muy devotos de Fátima. ¿Por qué?

San Juan Pablo II donó al Santuario la bala que le extrajeron tras el atentado sufrido precisamente un 13 de mayo de 1981 (fiesta de la virgen de Fátima) y que no consiguió acabar con su vida porque “una mano materna” la desvió, como él mismo afirmó. El proyectil fue engarzado posteriormente en la corona que luce en las grandes celebraciones la imagen de Ntra. Sra. del Rosario de Fátima. El santo polaco peregrinó hasta en tres ocasiones a esta localidad portuguesa, en 1982, 1991 y 2000. Pero no ha sido el único papa en viajar a este lugar santo. Antes que él, lo hizo Pablo VI, en 1967, con motivo del 50 aniversario de las apariciones de la Virgen; y posteriormente Benedicto XVI en 2010. El papa Francisco conmemoró el centenario de las apariciones con una peregrinación en el año 2017.

¿Qué podré ver allí?

El Santuario de nuestra Señora de Fátima cuenta con numerosos espacios para ser visitados entre los que se encuentran los lugares propiamente de las apariciones, lugares de culto y oración así como de formación, memoria y cultura. 

Lugares de apariciones y culto

Entre los primeros destaca la Capilla de las Apariciones, que es el corazón del Santuario. Allí fue donde Ntra. Sra. del Rosario habló a los pastorcitos hasta en cinco ocasiones. También podrá conocer lugares como Loca do Cabeço. Pozo de Arneiro o Valinhos donde se produjeron distintas apariciones y hechos extraordinarios. Entre los lugares de culto, destacan la Basílica de Ntra. Sra. del Rosario de Fátima y el conjunto arquitectónico de la columnata con 200 columnas y 14 altares que integra un viacrucis; y la impresionante y moderna Basílica de la Santísima Trinidad, con capacidad para 9.000 personas sentadas. Entre ambas basílicas se encuentra un amplio recinto de oración, donde se congregan las grandes asambleas (en la última visita del papa Francisco acogió hasta a un millón de peregrinos). También encontrará distintas capillas como las dedicadas a la muerte y a la resurrección de Jesús o como las destinadas a acoger el sacramento de la Reconciliación o la Adoración Perpetua al Santísimo Sacramento

Lugares de memoria y cultura

Dedicados a conservar los restos de un pasado que comienza a ser lejano, destaca el Museo del Santuario, la colección permanente Fátima, Luz y Paz (que contiene la colección de joyería donada a la Virgen incluyendo la corona preciosa que contiene la bala donada por San Juan Pablo II), la casa de Francisco y Jacinta, así como la casa de su prima Lucia. El Santuario cuenta asimismo, con una sala de proyecciones donde se ofrecen gratuitamente, a lo largo de todo el día, una serie de películas y documentales relacionadas con las apariciones.

¿Qué temperatura hace en Portugal? ¿Qué ropa debo llevar?

La relativa cercanía al Océano Atlántico de Fátima hace que su clima sea más moderado que en las zonas más interiores de la península ibérica. Cualquier época del año es buena, por tanto, para visitarla. Los meses de verano, las temperaturas no son tan sofocantes como en otros lugares, la máxima media ronda los 26 grados. Y las lluvias, que son más frecuentes de octubre a enero, son moderadas. Consúltenos el tiempo previsto dependiendo de la fecha de la peregrinación que elija. Aunque le recomendamos el uso de ropa cómoda para hacer más llevaderos los desplazamientos por el espacio habilitado para los peregrinos, apelamos a su sentido común para respetar las mínimas normas de decoro exigibles en un espacio destinado a la oración.

¿Qué se come en Fátima?

Portugal es uno de los países del mundo con mayor prestigio en cuanto a su gastronomía. El almuerzo es la comida principal del día, seguido de la cena y el desayuno suele ser más frugal. No obstante, en los establecimientos turísticos, el desayuno es de tipo buffet. Con casi 1.800 kilómetros de costa, Portugal cuenta con una amplia variedad de platos de pescados. El más típico, el bacalao, del que se dice que existen más de 1.000 recetas que lo tienen como ingrediente principal. La geografía portuguesa brinda a su gastronomía las mejores carnes y los mejores productos de la huerta. Y sus vinos, como el Oporto, están entre los más famosos del mundo.